jueves, 10 de mayo de 2007

Ajuar filosófico

Muy jarryco (jarryque dicen los franceses gangosos) eso de Deleuze de adjudicarle una dignidad epistemológica a los bastonazos de Diógenes el cínico, pues el autor ubuesco ya hablaba de la fabricación de los mundos debida a un quid pro quo de los átomos en el caso de Epicuro. Entre el bastón de Diógenes (de Deleuze en todo caso) y la punta de la bayoneta donde se encarama la verdad de Trac Duc Tao apenas hay la agudización de una materia hasta alcanzar proporciones sino proposiciones de atacabilidad totalmente contundentes. Entre el amplio y destartalado ajuar filosófico, pateando los bigotes fascistas de Nietszche (doppelgänger del de Stalin) y Heidegger (doble del de Hitler), me quedo con el limón de Cioran, o aquella carroña orbitada de moscas azuladas, epifanía diurna en plena calle parisina, de Baudelaire: formas orientales de alcanzar el humor alegre para enfrentar la realidad perecedera y gris con enseñanzas vitamínicas.

1 comentario:

Cristina Chain / Huir dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=7kTXS45-LKA