viernes, 4 de mayo de 2007

Tarkovskianas



LA VOZ POÉTICA EN "EL ESPEJO" DE ANDREI TARCOVSKI
Los poemas de Arseni Tarcovski, el poeta ruso padre de Andrei, recitados en off en una numinosa obra cinematográfica







Arseni Tarcovski (1907-1989)




Presentación

Arseni Alexandrovich Tarkovski, por Irina Bogdaschevski

Los poemas de "El espejo"



Presentación

El cine de Tarcovski siempre visita lo alto. En su obra El espejo (Zerkalo, 1974), el gran creador ruso inició una narración que insinúa trazos argumentales pero que, luego, toda pretensión narrativa convencional se disuelve. La narratividad lineal se desvanece en el torbellino de imágenes donde secuencias documentales de la Segunda Guerra Mundial son acompañadas por la voz en off de Inokento Smoktunovski, un narrador que recita, junto con música de Bach, los poemas de Arseni Tarcovski, padre del director ruso. A propósito del efecto de El espejo, una nota que estuvo colgada en el Instituto de Física de la Academia de las Ciencias (que le fue enviada a Andrei) decía: "...y hay que ver (al film El espejo) como se contemplan las estrellas, el mar o un paisaje bello. Se echará de menos la lógica matemática. Pero ésta, en el fondo no explica qué es el hombre y en qué consiste el sentido de su vida". Arseni Tarcovski, uno de los grandes poetas rusos, perdió una pierna durante la Segunda Guerra. Fue también traductor y sus poesías galopan con su lirismo y religiosidad en el devenir de El espejo, y atraviesan corredores sutiles del espacio que tiemblan entre la pantalla y el espíritu del espectador. Las palabras brotan desde las imágenes, en un film que recrea el hogar, la infancia perdida del director, una experiencia más primaria de la vida. Donde el niño vive en un mundo donde todo es verdadero.

Ahora, en este nuevo momento de Cine de Temakel, le presentamos una traducción de Irina Bogdaschevski de los cuatro poemas de Arseni Tarcovski que resplandecen en la superficie profunda de El espejo. La traducción está precedida por una breve semblanza del poeta padre del creador que golpeó las puertas del Ser con la fuerza de las imágenes.

E.I

En Temakel, sobre Andrei Tarcovski y su cine pueden consultar también:

Esculpiendo en el tiempo. Por Andrei Tarkovski

El arte como ansia de lo ideal, por Andrei Tarkovski

Stalker. Film de arte. Por Esteban Ierardo

Andrei Tarkovski: un pensamiento esculpido contra el tiempo, por George Voet




Arseni Alexandrovich Tarkovski, por Irina Bogdaschevski

Los poemas que se presentan en esta página en traducción directa del ruso al castellano son de Arseni Tarcovski (1907-1989), padre del famoso cineasta. Los mismos fueron empleados por su hijo en la película El espejo. Considerado el último representante de la gran generación de poetas rusos conocida como Siglo de Plata, no fue, como muchos de sus contemporáneos, deportado ni confinado ni asesinado por el régimen; sin embargo, sufrió persecución. Sus textos, eliminados de las revistas literarias y, por lo tanto, de la memoria de sus lectores, debieron esperar hasta la tardía publicación de Antes de la nevada, su primer libro, editado recién en 1962. Con anterioridad las galeras del mismo habían sido destruidas por decreto.

Tarcovski, que había perdido una pierna durante la Segunda Guerra Mundial, llevó a cabo, con vocación de sacerdote, su oficio de traductor. Sus categorías estéticas coincidían plenamente con sus principios éticos. De ese manera, una rima inexacta era considerada por Arseni Alexandrovich como amoral. La violación de la profunda concordancia entre la naturaleza y el idioma. La negligencia en la formación de una estrofa le producía sufrimiento. Fue un verdadero maestro de la traducción. El mejor ejemplo es, sin duda, su traducción del poeta Majtumkuli, representante de la literatura de Turkmenia del siglo XVIII.

Entre sus obras se cuentan Antes de la nevada (1962); A la tierra-lo terrenal (1966); Obras selectas: poesía, traducciones de 1929 a 1979 (1982); Desde la juventud hasta la vejez (1987) y Las estrellas sobre el Aragaz (1988).





LOS POEMAS DE "EL ESPEJO"



Primer poema

"Los primeros encuentros"



Cada instante de nuestros encuentros

celebramos, como una presencia Divina,

solos en todo el mundo. Entrabas

más audaz y liviana que el ala de un ave;

por la escalera, como un delirio,

saltabas de a dos los escalones, y corrías

a través de las húmedas lilas, llevándome lejos,

a tus dominios, al otro lado del espejo.



Cuando llegó la noche, recibí la gracia,

las puertas del altar se abrieron,

y brilló en la oscuridad, en el espacio

la desnudez, y se inclinó lentamente,

y despertando, pronuncié: "'¡Benditas seas!",

y en seguida percibí la insolencia

de esta bendición. Dormías,

y para pintar tus párpados de aquel azul eterno

las lilas se inclinaron hacia ti desde la mesa.

Tus párpados azules ahora estaban

serenos, y tibias tus manos.



En el cristal se percibía el pulso de los ríos,

el humo de los cerros, el resplandor del mar,

y una esfera en la palma de la mano sostenías,

de cristal, y dormías en el trono,

y ¡oh Dios Santo! era mía solamente.



Al despertarte, había transformado

el común lenguaje cotidiano

y con renovada fuerza se colmó la garganta

de vocablos sonoros, y la palabra "tú", tan liviana,

quería decir "rey" ahora, revelando su nuevo significado.

De pronto, en el mundo todo ha cambiado,

hasta las cosas simples, como la jarra, la palangana,

cuando se erguía en medio de nosotros, cuidándonos,

el agua, dura y laminado.



Fuimos llevados hacia el más allá,

y se abrían ante nosotros, como por encanto,

las ciudades milagrosas, y nos invitaban a pasar,

la menta se extendía bajo nuestro pies,

las aves seguían nuestro camino,

los peces remontaban nuevos ríos,

y el cielo se abrió ante nuestros ojos...

Mientras seguía nuestra huellas el destino,

como el loco, armado de una naranja.




fuente:
  • Espejo
  • 1 comentario:

    Cristina Chain / Huir dijo...

    Es bella la primera parte cuando "ella" está sentada mirando el paisaje y aparece un hombre buscado una dirección...se caen los dos. ella sonríe y él se va.
    Cristina