domingo, 17 de junio de 2007

La llamada de la cultura...

La inercia obsesiva–compulsiva de volver a traspasar el umbral de las casas que hemos habitado en otro tiempo, que ya han quedado definitivamente fijadas a otro periodo de nuestra existencia, que pertenecen ahora ya a otro dueño: especie de inercia temporal que toma posesión de alguna nostalgia agazapada, aún no del todo extinguida, por detrás de la rutina cotidiana que portamos o manipulamos con inocencia.

1 comentario:

Rain (v.m.t.) dijo...

Este es el texto que desplaza toda superflua nota marginal...