viernes, 22 de agosto de 2008

emborrachàos (Baudelaire)

Deleuze sobre la cuestión '¿Qué Significa Beber?'

B COMO BEBIDA

«Sí, he bebido mucho. Pero me paré. Sobre la cuestión '¿qué significa beber?' habría que preguntarle a los alcohólicos. Pero me parece que beber es antes que nada una historia de cantidad. Comprender a qué sirven la cantidad y los límites. Por lo demás, sin equivalente comparable con la comida. La gente se burla sin comprender lo que busca el bebedor o el que se droga. Éstos dicen: 'Controlo. Yo dejo de beber cuando quiero.' ¿Qué significa eso? Cuando se bebe, lo que se desea es llegar al último vaso. Beber significa, literalmente, hacer todo para y por acceder al último vaso. El alcohólico es aquel que no cesa de dejar de beber. Cada bebedor tiene su bebida favorita, en aquella que piensa poder encontrar su límite. Es decir, que no cesa de hallarse midiéndose con la última copa. El primer vaso repite el último. Eso es lo esencial. Si es un alcohólico de mañana, nada más levantarse y tomar el primer vaso, todo él estará tendido hacia el último. Los vasos intermedios, el segundo, el tercero, no importan. El último significa una evaluación. Calcula una evaluación de potencia. Evitando derrumbarse. ¿Hasta dónde puede ir sin tener que ir al hospital, perderse, volverse insoportable, estar forzado a cambiar de programa de vida, de organización? Cuando dice que es el último, se trata siempre del penúltimo, naturalmente, pues sería fatal si fuera, en efecto, el último. Se trata de recomenzar. El bebedor no es aquel que dice mañana me paro, sino hoy mismo me paro, para poder continuar mañana. Michaux lo ha expresado todo al respecto. Hay un momento en el que el alcohol deviene muy peligroso. Se produce una cresta. Todo va bien mientras puedes trabajar. Hay algo muy fuerte que no se puede soportar sin alcohol. Se ha entrevisto algo muy potente en la vida que resulta imposible verlo sin la ayuda de la bebida o de las drogas. La necesidad de controlar una energía. Hay un riesgo. Algo que ayuda a poder percibir, aunque después se tenga que pagar caro por ello.

Pero a mí me ayudó. La frontera es simple: beber permite acercarse a fuerzas terribles. Pero cuando se vuelve imposible trabajar, entonces se convierte en un peligro absoluto y pierde su interés. Y uno se da cuenta, además, de que no es necesario, que aquello que se creía hacer gracias al alcohol se puede hacer sin él. Admiro a las personas que saben pararse. Beber es una historia de visión, de clarividencia. Como escribir, como filosofar. Ver algo que los demás no ven. Los novelistas anglosajones saben mucho de este problema. Verlaine solía beber dos calles más abajo, en el Bar de los Solitarios, a dos minutos de aquí. Es un detalle que me conmueve».



http://phiblogsopho.blogspot.com/2008/08/deleuze-sobre-la-cuestin-qu-significa.html

No hay comentarios: